La Vida De Rut


Introducción

¡Bienvenido, amado lector, a un hito magnífico en su paseo Cristiano en esta tierra! Aunque las bibliotecas vastas a traves de esta planeta están rebosando con comentarios y tratados sobre el divinamente inspirado Libro de Rut, este librito los aventaja por mucho con inspiración y entendimiento espiritual.

Sí, adentro de estas páginas modestas, el alma sincera descubrirá la exacta esencia de la verdadera lealdad, perseverancia, y negación de sí, mientras que nuestro escritor, George L. Pike, nos introduce con pericia a la realidad y resplandor del relato inspirado del Dios Todopoderoso de “La Vida de Rut”.

Siga Ud. leyendo, querido amigo, mientras que el Hermano Pike pone una toma en sus recursos celestiales, acumulados de casi cuarenta años de vivir y predicar la Revelación de Jesús Cristo, ambos nacionalmente e internacionalmente. Dentro de estas páginas, Dios abrirá su entendimiento tocante la verdadera significación espiritual de dejar la tierra de su parentela, o por qué la morada de Rut con Noemí aconteció al tiempo de la siega de la cebada.

Le podemos asegurar a Ud. sin duda alguna que este discurso dejará una impresión profunda en su vida actual, mientras que el Espíritu Santo prosigue a guiarle y a dirigirle, habitándole a diferenciar entre una decisión carnal en su vida opuesto a una espiritual en que Cristo tiene la preeminencia en todo lo que hacemos.

Confiamos que Ud. pondrá estos dichos en su corazón mientras aventura en este librito, porque tenemos la cierta confianza que la buena voluntad y placer de Dios es que Ud. incorporara en su propia naturaleza personal estas virtudes admirables reveladas con viveza aquí en la vida leal y resuelta de Rut, la bisabuela de quien desciende nuestro Señor y Salvador, Jesús Cristo.


La Vida De Rut

Vamos a hojear al capítulo cuatro del libro de Rut. Ahora, quiero decir de nuevo: para mí, el canto más dulce que jamás fue cantado es la Palabra de Dios. Hace muchos años que comencé a escribir cantos, y me gustó el cantar y el tocar la guitarra, el cual hice en la primera parte de mi vida. Eso lo hice mucho. Cuando entré en el ministerio, seguí en hacerlo. Mi esposa, Berta, y yo cantamos juntos, y pienso que eso es maravilloso. Me gusta oir la gente que canten para la gloria de Dios. Pero mientras que la Palabra de Dios se hizo más y más impresionante para mí, y yo comencé a bañar aun mi alma más y más en ella, entonces perdí interés en todo sino en la Palabra de Dios. Y hoy, la Palabra es la cosa más hermosa, más fascinante, y más aprovechable que jamás he hallado. Nunca he hallado ni una cosa que pueda compararse. Es la cosa más aprovechable que jamás he hallado. La amo con toda mi alma. La amo. Por eso tomo mucho tiempo hablando de ella. Paso mucho tiempo preocupándome con esa.

He observado gente muy cuidadosamente en el tiempo de mi vida. Soy un gran observador de gente. Salomón dijo: Pasé junto a la viña del perezoso, y por toda ella estaba ya destruida y habían crecida las ortigas. Lo puse en mi corazón la pereza del perezoso y decidí que poniendo mano sobre mano un poco para dormir, y con otra poca de indiferencia y su pobreza así vendrá. Ellos serán afligidos con pobreza como un caminante. He considerado muchas cosas, y una cosa que considero con diligencia es la gente que se llama cristiana, que viene a la casa de Dios. He observado con cuidado, y noté que como una regla, cuando una persona no tiene una afectación profunda para la Palabra cuando viene adelante, entonces esa persona va a caer. Esa persona entrará en travesura. Pronto esa persona se hallará enredada en los negocios de la vida, mientras que la Biblia nos dice que no nos enredemos así en los negocios de la vida. Dios nos ha escogido como soldados para militar la buena milicia, que no nos enredemos en la vida allá en el mundo. No estamos procurando carreras ni hogares. No hay tiempo para plantar viñas, como dijo el escritor. No hay tiempo para amontonar tesoros, ni para edificar buenas reputaciones. No hay tiempo para eso.

Sé que tú necesitas una buena casa y debes tener una buena reputación. Yo lo sé. Jesús crecía en favor con hombre y Dios, pero cuando pones tu afección en esas cosas entonces tú eres desobediente a Dios y eventualmente vas a caer motivo de que no estás cimentado y fundado en la Palabra de Dios. Tienes tu interés en otras cosas. He observado al hombre que asiste a la iglesia, que vive para Dios, y que tiene un profundo deseo y hambre y sed para esta Palabra. Lo hallé de ser una persona fuerte en Dios. Lo hallé de ser una columna en la iglesia, sea hombre o mujer. Los hallé de ser columnas en la iglesia del Dios viviente, y descubrí que ellos pueden vencer y ayudar a otros, cuando los otros están teniendo toda clase de problemas. Es igual con los gobiernos de este mundo. Un hombre no será un muy buen estadista si él no entiende el gobierno. ¿Sabías eso? Y no sólo eso, pero él no será un muy buen estadista si él no entiende la ley. Una de las primeras cosas que se requiere es la práctica de la ley; para estudiar la ley; para comprender la ley. Esa es la vía elemental para hacerse un buen hombre de estado o para subir en el mundo de celebridades.

He tratado de entender durante el tiempo de mi vida. Salomón oró: Señor, da tu sierve corazón entendido. He procurado de dar la preeminencia a Cristo en mi corazón. David dijo: ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar Tu palabra. En mi corazón he guardado Tus dichos, para no pecar contra Ti. Eso es el secreto de la cosa entera. Todo va en órbita alrededor de la Palabra, y si tú puedes hacer la Palabra, que es Cristo Jesús, tu deseo principal, y si tú tratas de entenderle a El y Su deseo y Su camino, entonces vas a prosperar grandemente durante tu vida. Dios añadirá muchos años a tu vida, y serás sano y robusto y podrás socorrer a otros y guiar a otros a un lugar seguro de refugio.

Una de nuestras hermanas mandó noticias de Norte Carolina que ella había tenido una visión. En esta visión ella dijo que vio todos de sus hijos juntados alrededor de ella, y el Señor dijo: “Voy a dar un poco más tiempo para que tus hijos sean salvos, y después voy a barrer la tierra toda limpia.” Evidentemente la turbó bastante porque ella llamó para relatarlo a nosotros aquí. Debemos orar para los que no están en el arca de seguridad que meterán en el. Como tú sabes, el viento tiene que arrebatar el tamo, pero cuando lo hace siempre queda el trigo. Pero muchas veces podemos recobrar a algunos de una caída si obramos con ellos. Como un pastor yo oro y trato de decir a la gente cual sea el camino bueno, pero a veces no escuchan y caen de Dios. Si un hombre es un pastor verdadero de las ovejas de Dios, entonces escúchale, pero si no tienes confianza en él como un pastor, necesitas buscar otro pastor y otro lugar de asistir, porque el pastor es tu línea vital. Es como una visión que uno de mis hermanos tuvo. El no estaba metiendose y fluyendo con la fraternidad y él tuvo una visión, y en la visión de noche el Señor le enseñó que el pastor era su fuerza y su vida y que si jamás él dejó de apoyar en aquel bastón que él se perdería, y que haciendo eso hizo toda la diferencia.

Vamos a leer un poquito en el capítulo cuatro de Rut, en el versículo uno. Esto es muy interesante. Aquí hablamos del bisabuelo de David. Pienso que lo que me excita lo más es que Dios siempre está haciendo algo en un modo muy insólito. Yo vengo a la casa de Dios, y como una norma, nunca sé donde voy a leer. Eso es la verdad por Dios. En los años pasados yo solía planearlo por completo. A veces escogería un tópico, otras veces yo trazaría por la Escritura. Pero aprendí que eso no me sirvió. Bueno, eso te sirva para ti. Estoy seguro que sí lo hace para muchos ministros, porque he visto muchos ministros para quienes sirve maravillosamente por hacerlo de ese modo. Pero mi ministerio ha sido un poco diferente. El Señor no me permite recibir ofrendas personales. Hay ministros que reciben ofrendas personales. Si tú les das dinero, ellos lo aceptan, y por supuesto en lo que puedo entender no hay nada malo con eso. Los que sirven al altar, del altar participan, y ellos deben ser acudidos. Ellos deben hacerlo. Pero otra vez mi ministerio ha sido un poco diferente. El Señor me habló en mi ministerio temprano y me dijo: “Los sacerdotes aman presentes, y los presentes pervierten el juicio.” Por cuanto yo no quería ser un amador de dones, entonces el Señor me impresionó que no me entremeta con un regalo de cualquier indi-viduo, y que El supliría mis necesidades y colocaría un sistema por el cual las necesidades fueran provistas y el dinero necesitado vendría y que El me bendeciría y mi copa rebosaría y que yo no debo implorar para dinero en ningún lugar, ni en ningún tiempo, ni en la radio, ni tampoco en ningún otro lugar. He procurado mi más mejor para ser tan honesto y sincero como puedo tocante estas cosas, y el Señor me ha bendecido en abundancia y mi copa rebosa. El suple todas de mis necesidades según Sus riquezas en gloria. Así es que tocante las Escrituras mi ministerio ha sido un poco diferente.

Voy al púlpito y abro la Biblia. Sé que hay gente que se dejan caer abierta las hojas de la Biblia y no importa lo que dice la Biblia en aquel lugar, no obstante ellos dicen que esa el la Escritura que Dios les dió, pero si lo haces así, muchas veces puedes tener problemas. Pueda ser como un hombre que fue acostumbrado de hacerlo así. Un día él se dejó caer abierta la Biblia y la Biblia dijo: Ordena tu casa, porque tú morirás. Después de eso yo creo que él cambió su sistema. Así es que no puedes hacer eso. Es fácil para dejar caer abierta las hojas de la Biblia y si dice algo para bien, para decir: “El Señor ahora mismo me habló.” Pero cuando dice ordenar tu casa, porque vas a morir, entonces no quieres pensar que el Señor te habló en aquel momento. Quieres más pensar que hiciste error. Ese sistema no es muy bueno, y no sigo ese sistema, pero sí pido a Dios que me ayude y me socorra, y cuando subo aquí al púlpito, el modo que El lo hace es que abro la Biblia y El me enseña en ese lugar lo que El quiere que yo predique.

Eso lo hace tan excitante porque es de Dios en realidad. Es una manifestación de Dios y es vida verdadera y todo es tan real y tan maravilloso. Cada día es una nueva experiencia, y Dios me bendice en tanta abundancia. Cuando vine aquí esta mañana yo estaba pensando de como yo no tenía ni unos planes, ni pensamientos, ni cualquiera inclinación hacia el libro de Rut. Pero sentí que este fin de semana tiene significación tocante el libro de Rut. Yo no tenía esto en mis pensamientos esta mañana, sin embargo cuando abrí la Biblia a ver lo que Dios me iba a decir, entonces allí estaba frente de mis ojos. Y eso también muestra que esta es una vivificación, y que es viva, y que Jesús está aquí esta mañana. El está aquí en nuestra asamblea, haciendo Su voluntad y haciendo que todo se desarrolle exactamente como El quiere que tome forma.

Y esta mañana estamos otra vez en medio de un episodio excitante en la vida de Cristo Jesús. En la juventud yo solía ir al cine. Me gustó ver las seriales continuadas, pero yo nunca quería faltar de asistir un episodio. Me estorbó grandemente si perdí aun un sólo episodio. Yo quería estar allí para todos de ellos. No estoy hablando en favor del cine. No más estoy tratando de presentarte un pensamiento. Estoy en contra el cine. Pero no obstante, quiero decir algo bueno. El Solo Llanero brincó en medio del lago montado en su caballo llamado Plata, y a este punto la película terminó, y si no ví el siguiente episodio me molestó bastante porque no supe qué sucedió a ellos. Y esa es la manera que es entre yo y Dios. No puedo tolerar de perder un paso; ni un paso de eso. Veo los eventos de Dios como se ve en una película y mi vida también. Yo lo veo así y es muy real y excitante con todos sus beneficios eternos. Tiene que ver con toda eternidad. Me excita de tal modo que no puedo contenerme, y aun si pienso que he pasado por alto un poquito de las cosas de Dios, entonces estoy en gran desesperación. Yo digo que Dios puso ese evento en el cine de Dios y quiero ver qué pasó.

Jesús es mi héroe. En tiempo pasado el Solo Llanero fue mi héroe. Pero ¿te acuerdas que él fue desvelado? Ahora Jesús es mi héroe y tengo que seguirle dondequiera que va. Como tú sabes el Solo Llanero era un hombre del oeste. Pero Jesús es del este y del sur y del oeste y del norte. El es todo de ellos puestos juntos y eso me cae bien. Entonces eso incluye todos. Y así El es mi héroe y me gusta saber exactamente lo que Jesús hace. No me gusta fallar de ver un episodio de este cine. Quiero ver todos de ellos para que yo sepa lo que Jesús está haciendo. Y así, esta es una vida muy excitante para mí. Pablo dijo: Verdad digo en Cristo, no miento, mi conciencia dándome testimonio en el Espíritu Santo. Es una vida excitante para mí, y quiero hacer algo por Jesús durante mi vida. No hay suficiente tiempo de toda la vida para hacer el trabajo de Dios necesitado. Yo deseo haber tenido una docena de vidas aun en este mundo; no para pasar por las congojas y dolores que hay, aunque estoy dispuesto si sea necesario por la causa de Cristo, pero para que yo haga algo por Dios. Sólo deseo que tuviera más potencia y más vida. Deseo que yo tuviese una media docena de mí. No sé cómo nos llevemos, pero si fuera posible yo pondría uno de ellos aquí en la oficina central de la obra, y un otro allá bajo la carpa evangelística y un otro para allá en el campo misional, y un otro aquí trabajando para financiar el evangelio, y otro trabajando con los hermanos, y otro en el departamento de la imprenta imprimiendo la literatura evangelística. Eso me haría muy contento. Me gustaría el hacer todo de eso porque mi corazón está envuelto en eso. Pero hay tanto que hacer que el único modo que puedo hacerlo todo es para proyectar la visión que tengo, mis deseos y mis ambiciones y el celo que tengo en Uds., y entonces mirarles a Uds. hacerlo como miembros.

Este deseo que tengo es nada más una cosa típica aquí en la tierra, porque Jesús quiere hacer lo mismo. La Biblia dice que cuando El partió, cuando El se fue como un ser humano, entonces la pregunta se levantó: Su generación, ¿quién la contará? Su posteridad fue cortada. Su generación, ¿quién la contará?, puesto que El fue cortado de la tierra. El fue un varón joven cortado de la tierra a la edad de treintitres. Estoy aquí para declarar Su generación y Su posteridad. Quiero decirte acerca de Jesús y de todos de Sus seguidores y de Sus hijitos y de Su esposa maravillosa. ¡Aleluya! ¿Cuántos de Uds. saben que Jesús tiene una esposa, una esposa maravillosa?

Me gusta hablar de Jesús y de las cosas maravillosas de Dios. Yo creo que la razón que estas cosas relatan al libro de Rut es por causa de que Rut es un gran símbolo amoroso y hermoso de lealdad, honestidad, sinceridad, perseverancia y negación de sí. En un sentido ella estaba dispuesta para tomar la responsabilidad que no perteneció a ella. No como Orpha que quiso volver y regresar al mundo, pero como Cristo ella estaba dispuesta a dejar su madre, su padre, su patria y la tierra de su parentela, y para unirse con su suegra y decir: Dondequiera que tú fueres, iré yo; y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo; soló la muerte hará separación entre mí y ti. Este es el modo que tenemos que soportarnos con Jesús. Tengo que unirme al Señor y decir: “Señor, dondequiera que fueres, iré yo. Todo lo cuanto tú haces, haré yo. Tu pueblo será mi pueblo. Dejaré la tierra de mi parentela.” La tierra de tu parentela es tu carne. “Dejaré mi ambición. Dejaré la tierra de mi parentela. Dejaré mi dinero y mi educación. Dejaré todo lo que haya en este mundo que yo pudiera tener y lo desampararé, Dios, e iré contigo. Dondequiera que fueres, iré yo. Si es a la pobreza, iré contigo. Si vas al Calvario, iré contigo. Iré contigo si es en mis rodillas en la noche. Iré contigo si es en ayunos. Iré contigo, Señor. Dondequiera que fueres, iré yo.” Como el canto que dice: “Iré con El por el huerto. Donde El me guia, yo seguiré.” Voy a ir contigo, Jesús. No importa donde viajes, iré contigo.

Me acuerdo la visión que tuve en que yo oraba por un muchachito y el Señor enderezó sus ojos, lo cual pasó en La Grange, Georgia. Yo había estado orando y preguntando al Señor donde El quería que yo fuera. Mientras yo buscaba al Señor, en una visión ví a Jesús caminando, y le ví a El con viveza mientras caminaba, de como Sus pies hundió muy hondo y dejaron huellas profundas en el suelo, y ví a mi mismo viniendo en pos de El como un chamaquito. En todo lugar que El puso Su pie, yo puse mi pie en las mismas huellas. Yo podía ver Su calcañar cuando El lo levantó, y en seguido que El lo levantó yo puse mi pie en la misma huella. Se veía que las pisadas de El estaban demasiado grande para mi pie, pero no obstante yo andaba tras de El muy cerquita como un chiquito pisando en las pisadas de su papá. Yo le he seguido a El y Dios me ha enseñado grandes cosas, y hoy día yo todavía hago lo más mejor para seguirle. Donde El me guia, yo le seguiré.

Quiero desamparar la tierra de mi parentela. Dios dijo a Abraham: Vete de la tierra de tu parentela, y haré de ti una nación grande. Te multiplicaré, Abraham. Te bendeciré si sales de la tierra de tu parentela. Tenemos que voltearnos de la carne y olvidarnos de mamá y de papá. Cuando digo eso no quiero decir que debemos descuidarlos. Yo nunca descuidaba mi papá y mamá. He procurado llevar la carga por ellos. Pero deja tus hermanos y hermanas y quita tu mente de tu familia. Tu familia siempre causará tu caída, ¿sabes eso? Siempre será tu familia quien te causará problemas. Jesús dijo: Y los enemigos del hombre serán los de su casa. Tu esposa te dará más pena que todos los demás. Tus hijos te darán más pena que todos los demás. Tu esposo te dará más pena que todos los demás cuando tratas de vivir para Dios. Tus hijos, tus hijas, tus hermanos, tus hermanas y tus parientes te causarán más pena que todos los demás.

Cuando Abraham dejó la tierra de su parentela, él tuvo más problemas con su sobrino que con cualquier otra persona. ¿Sabías tú eso? Era una problema continua. Alguien dijera: “Pero Hermano Pike, yo creo que Lot era un hombre bueno.” La Biblia dice que él era hombre bueno y justo y que él afligió su alma justa cada día mientras él moraba en Sodoma y en Gomorra. Pero tú ves que eso no tiene nada que ver con eso. La Biblia dice que Abraham salía al campo y encontraba los pastores del ganado de Lot contendiendo con los pastores de su ganado, y había una gentuza todo el tiempo. Entonces Lot saliera a algún lugar, y Abraham, como un padre tratando de cuidarle, tendría angustia y dijera: ¿Qué va a pasar con Lot? Se puso en congoja todo el tiempo. ¿Entiendes lo que digo” Dios dijo: Vete de la tierra de tu parentela, y haré de ti una nación grande. Tenemos que dejar la tierra de nuestra parentela y acortarnos de todos los hombres, y quitar todas las cosas de nuestra mente para que no amemos nuestros parientes con parte de nuestra mente y Dios con otra parte, pero que amemos al Señor con toda la mente, todo el corazón, toda de nuestra sustancia, toda de nuestra fuerza, y con todos de nuestros planes.

¡Qué maravilloso es el pensar que amo a Jesús con todo pensamiento! Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. Dios está conmigo y estoy haciendo todos de mis planes para Dios. Amo a mamá y amo a papá, y amo a mi familia. Mis hermanos y hermanas y mis hijos son muy queridos a mí, pero trato de nunca guardarlos en mi mente. Cuando despierto en la mañana y cuando despierto durante la noche yo pienso: “¡Gloria a Dios! Tengo que hacer algo para Cristo. Tengo que hacer algo para el Señor.” En la tarde, cuando estoy fatigado y cansado y agotado del día empiezo a pensar de como este tiempo es una oportunidad de hacer algo para Dios. Puedo empujar en contra este cuerpo. Puedo empujar en contra esto y tener un testimonio por Cristo Jesús. Entonces puedo sentir un gran regocijo mientras el poder de Dios me entra y activa mi alma, y me ilumina con Su presencia y me siento tan vivo. ¡Aleluya! Siento tanta fuerza. Cuando Juan, en la isla de Patmos, vió a Jesús, la Biblia dice que Su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

Esta es la vida de Rut, la vida hermosa de Rut: Rut poniéndose al lado de su responsabilidad, nunca desamparando su responsabilidad, dejando la tierra de su parentela. Noemí le dijo: Rut, Orpha se ha vuelto a su pueblo. Tú necesitas regresar también. Pero Rut no lo hizo. Cuando ellas salían de la tierra de la parentela, Noemí volteó hacia ellas y dijo: Fíjense, mis nueras. Tus maridos, mis hijos, son muertos, Ya soy vieja, y aun si esperasen no hay más hijos en el vientre que puedan ser sus maridos. Ahora, regresen a la tierra de su parentela. Anden cada una a la casa de su madre y padre. He estado despojada de todo lo que tenía. No tengo nada más que me es caro. Mi marido es muerto, los hijos son muertos, y ahora no tengo nada. Voy a voltearme a la tierra de mi parentela. Ahora, la hermosura no está en cuanto a Noemí, pero la hermosura está en cuanto a Rut. Noemí dijo: Voy a regresar a la tierra de mi parentela. Esto es maravilloso porque al mismo tiempo que iban a pasar el Jordán la Biblia enseña que era el tiempo de la siega de la cebada. Cuando llegaron a aquel país, ya había la hermosa siega de la cebada esperándoles.

¿Cuántos saben lo qué representó la siega de la cebada de que habla el Antiguo Testamento? La siega de la cebada representó la resurrección de Cristo Jesús. ¿Verdad? Los Israelitas pasaron el Río Jordán en el tiempo de la primera siega, la cual segaron en un ramo. No fue como la siega del trigo, lo cual estaba desmenuzado y molido como harina fina, pero tenía no más un tallo. Ellos tomaron eso y lo oleaban, y eso era su siega de la cebada. Eso representó la resurrección del Señor Jesús, y aquí vinieron en el tiempo de la siega de la cebada. Pero antes que principiaron su jornada Orpha dijo: Pues, yo creo que tienes razón. Pienso que volveré a la tierra de mi parentela. Y ella comenzó a llorar y abrazó y besó a Noemí y dijo: Te amo. Quiero que entiendes esto ahora. Ella dijo: Yo te amo. Tú eres muy querida a mí. Hemos estado juntas para todos de estos años, tú sabes, y eres tan preciosa a mí. Y según la Biblia ella sin duda la besó en la mejilla y ella dijo: Adiós. Yo te amo. ¿Entiendes lo que digo? La carne vieja dijo: “Jesús, yo te amo. Pero tengo que ir de compras porque necesito nuevos vestidos y voy a trabajar unas tantas horas extras para que paguemos en nuestro carro nuevo, y estoy muy ocupada y bastante importante. Jesús, yo te amo. Te amo, Jesús.” ¿Correcto? Es exactamente como Orpha lo hizo. Y finalmente esa vieja mente carnal se vuelve a su revuelco en el lodo y va atrás a la tierra de su parentela. Ellos son tan negociados allá en el mundo carnal, aunque Cristo los llamó para salir del mundo, y aunque Dios envió para quitarlos de Egipto y les dio el más mejor de todo. Pero la Biblia dice que Dios no se agradó con muchos de ellos porque se volvieron a Egipto en sus corazones. ¿No es eso la verdad?

Orpha estaba poniéndose al lado de Noemí, pero su corazón no estaba con Noemí. Ahora, tú dices: “Hermano Pike, yo creo que sí estaba.” Pero si estaba, entonces ¿por qué no permaneció con ella? Si jamás la necesitaba, ella la necesitaba en aquel tiempo. Ella no tenía nadie que la cuide. Ella se había envejecida, y no había nadie que la cuide, y si en cualquier tiempo ella tenía necesidad que alguien la socorra, ella la necesitaba en aquel tiempo. Ello dijo: Adiós. Yo te amo. Te voy a echar menos. Adiós. Pero en cuanto a Rut, estoy cierto que Noemí se paró allí y lloró. Yo creo que las lagrimas gotearon sobre sus mejillas mientras ella pensaba: ¡Oh, cómo yo quisiera quedar aquí! He estado aquí para tantos años, y allí se va mi nuera, y ella es tan querida a mí. Sé que ella fue la esposa de mi hijo, y que ella fue su corazón de él. Sin duda las lágrimas corrieron en sus mejillas cuando ella vio Orpha yéndose. Pero Orpha se volvió.

Y entonces ella volteó y dijo: Rut, Orpha ya se fue. Ahora vete atrás a la tierra de tu parentela para que te goces de la vida. Todavía eres una mujer jóven y tienes tu vida delante. Ahora, vete atrás. Rut respondió: ¡No! ¡No! ¡Aleluya! Gloria a Dios para Rut, porque ella le contestó que no. Entonces Noemí dijo: ¡No, tienes que regresar! ¡No puedes ir conmigo! Pero Rut dijo que nada haría separación entre ellas. Tú sabes, yo lo digo en mis propias palabras así como esto. Sin duda ella dijo: Noemí, tú eres de edad avanzada, y si jamás has necesitado una amiga, necesitas una ahora mismo. Yo amaba a tu hijo y también yo te amo, y tú necesitas una mano ayudante, y me voy a quedar contigo. No me importa que tanto me perjudique, o cuanto tengo que sacrificar o rendir, pero ¡voy a rendirlo! Ahora bien, sin duda estas jóvenes eran jóvenes pobres, según toda la evidencia. Pero fíjate, Dios estaba velando. Dios está velando ahora mismo. ¿Quién desamparará el mundo para Cristo? ¿Quién desamparará la carne para Cristo? ¿Quién rendirá las cosas del mundo para Cristo? ¿Quién las dejará? Dios tiene algo grande adelante para ti.

Rut no podía ver delante. Ella no sabía lo que le esperaba. Ella no sabía que uno de los hombres más ricos de todo el país estaba esperando a abrazarla y a darle los deseos de su corazón. Ella no tenía ni una idea que eso le esperaba. Ella nunca tendría otro pesar ni nunca tendría otra pena. Ella no podía visualizar algo como eso. Todo lo que ella tenía era Noemí, y ella vio que Noemí fue despojada de todo y no podía recompensarla con cualquiera cosa. ¡Eso es la hermosura de todo eso!

Ahora fíjate, Jesús fue clavado a la cruz del Calvario y despojado de todo. Perdió Su corona, perdió Su manto, perdió Su vida, perdió Su juventud. Su generación, ¿quién la contará? ¿Quién declarará Su posteridad? ¡Perdió todo! El vino como un bebé en un pesebre. El entró en este mundo y no tenía amigos. Nadie.

Dios acunó a Abraham. Dios amó a Abraham tanto que El dijo: Abraham, tú eres mi amigo. Alguien dijera: “Oh, Hermano Pike, estás demasiado dramático. ¿Quieres decirme que Dios hiciera aspaviento sobre un hombre como ese? ¿Pues Dios que se sienta en el trono, el Dios que está en el cielo y que tiene todo?” Hay una cosa que Dios no tiene sino que la recibe de ti, y esa es el compañerismo contigo. ¿Sabes tú eso? El sí pueda tener compañerismo conmigo, pero El no tiene compañerismo contigo. Lo que Dios quiere es tener compañerismo contigo. Eso es lo que es tan importante. Alguien pueda decir: “Pues Hermano Pike, El tiene compañerismo contigo.” Pero mira, yo tengo compañerismo con mi hijito Daniel, y amo a Daniel. El es muy precioso a mí. Pero quiero tener compañerismo también con José, mi otro hijo gemelo. Quiero tener compañerismo con él también. Si no puedo tener compañerismo con él, entonces hay un lugar vacío en mi corazón. Si algo sucede y tú mueres y tú no llegues a Dios, entonces hay un lugar vacío. Para siempre y eternamente Dios nunca puede reponer la pérdida. ¡Nunca!

Si nosotros nos sentamos aquí descuidados e indiferentes tocante el ganar almas y no levantamos la mano de Dios para declarar Su generación, entonces eso indica que algún alma se va a hundir en el infierno. Alguien será perdido, y no será ni un modo de reponerlo jamás. Nunca puedes hacerlo porque ya será perdido. ¡Perdido! A la vez que un alma se hunde en el fuego es alma perdida. Por eso es tan importante a ganar un almo para Dios. ¡Gana un alma! Como va el canto: “Vendremos con gozo, trayendo las gavillas.”

Y así Rut dijo: No, Noemí. Y aunque Noemí insistió, todivía Rut dijo que no. Y eso lo hace final. Dondequiera que tú vas, yo iré también. Y así ellas caminaban juntas, dejando la tierra de su parentela y no mirando atrás. Ellas simplemente se marcharon. Ellas desampararon todo y Rut dijo: Me voy a quedar contigo. Y así entonces se fueron juntas.

Muchas veces parece que un predicador no tiene nada que ofrecerte. Parece que él no tiene nada porque él ha desamparado el mundo con sus atracciones. Se ve que toda la vida del ministro es un sacrificio. Pablo dijo: Según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros el ministerio como postreros, y somos despreciados y rechazados, y hemos venido a ser el desecho del mundo, mientras la igleisa y otros abundan y son bendecidos para dejar ver la vida de Cristo. Pero fíjate, se ve como que ellos no tienen nada. Es como David, quien fue despojado de su gloria y quitado de su trono. Todos le puedan haber desamparado. Aun Ahitofel, uno de los consejeros más grande de todo tiempo le desamparó. Todos le desampararon y lo dejaron. Ninguno estuvo a su lado. Pero había los que estaban con él que sabían que algo iba a acontecer en algún tiempo. Ellos tenían confianza en David y sabían que David había hecho lo recto. Ellos sabián que David estaba pasando por una prueba, y que aunque David había pecado en contra Dios, sin embargo en su corazón él amaba a Dios. Ellos sabían ese corazón de él y sabían de su valor. Habían estado con él y habían visto la bravura y el valor de aquel hombre. Y por eso ellos estaban a su lado como Rut estaba con Noemí, porque más adelante vieron una cosa prometedora.

Abraham dejó la tierra de su parentela y se apartó de toda persona. Sal de tu tierra y de tu parentela, Abraham. Salió de la tierra de su parentela y caminaba como extranjero en tierra ajena. Como sabes, cuando uno llegue aquí, este es un lugar extraño. Para acá, uno no sabe quien sea bueno o quien sea malo, y es un lugar extraño. Pero la Biblia dice que Abraham jornaba por fe. El solamente seguía caminando por fe. Cuando vino las penas, él siguió caminando, y pareció que cuando él estaba al punto de establecerse, que la prueba más grande que todas vino. Se veía que él había llegado a un lugar en que él pudiera tener perspicacia y alcanzar un descanso para su alma cuando Dios dijo: Abraham, toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, y ofrécelo en holocausto. ¡Ofrécelo! Y así la prueba más grande de su vida vino. ¿Entiendes? Sal de tu tierra y de tu parentela, Abraham. Toma aun tu propio hijo, Isaac, a quien amas. El es el pariente de tu corazón. Ponlo en el altar. Sal de la tierra de tu parentela, Abraham, la cual es tu hijo. Apártate du tu pariente. Quítalo de tu corazón. Y yo creo que cuando Abraham puso su hijo en el altar allá en el monte y aquel cuchillo venía para abajo como un rayo, y aquel ángel, como soponemos, agarró aquella mano, parando la muerte cierta que se bajaba, entonces yo creo que Abraham había salido de la tierra de su parentela. Yo creo eso con todo mi corazón. Yo creo que él había dejado completamente la tierra de su parentela. Y Dios dijo: ¡Abraham! ¡Abraham! No le hagas daño al muchacho; porque ya conozco que temes a Dios. Ya lo sé. Yo tengo la cosa más íntima a tu corazón, Abraham. Por muchos años tú y Sara querían un hijo, y él es la cosa más íntima a ti, pero tú lo rendíste para Dios. El dijo: Abraham, no tienes que hacerlo. ¡Gloria a Dios! En tu simiente, mediante ese muchacho cuya vida ibas a quitar, voy a hacer un príncipe de él. Bendeciré todas las naciones por su simiente. Su simiente será simiente real. Por cuanto no pusiste nada antes que Mí, tú eres Mi amigo, Abraham. Eres Mi amigo. Tengo un amigo en la tierra. Dios, Quien tiene el cielo y la tierra. Dios, Quien tiene todo poder. El anhelaba tener a lo menos un amigo aquí en la tierra. A lo menos una persona.

Alguien dijo: “Pues, soy un amigo de Dios. Dios tiene muchos amigos.” Pues escuchen, la Biblia dice que en todo tiempo ama el amigo. Abraham amó a Dios en un momento muy crítico y crucial. Eso es un amigo. ¿Cómo es que Abraham podía tener amistad con Dios en tal situación? Pero Dios dijo: Abraham, tú eres Mi amigo. Eres Mi amigo. Después de eso, la Biblia dice que en vez de ser desechado como un don nadie, que Abraham se hizo un gran príncipe. Ellos vinieron a él y le dijeron: Abraham, eres un príncipe de Dios entre nosotros. ¡Rico! ¡Rico en gran manera! ¡Abundancia de bienes! ¡Aleluya!

Rut dijo: Noemí, voy a ir contigo. Y ellas comenzaron su peregrinación. En marcha a la tierra de la parentela de Noemí se fueron. Y cuando se acercaron vieron los campos encantadores de cebada. Qué emocionante que era para Noemí. Qué emocionante en que ella había estado fuera de la tierra de su parentela para tantos años. Y aquí ella vuelve y allí están esos campos hermosos de cebada que sólo puede ser producida como Israel pueda producirla, con las bendiciones de Dios. Allí está, ondulando en la bonita, calurosa luz del sol. Bellos campos maduros para la siega, y ellas llegaron precisamente a tiempo. Estoy seguro que cuando llegaron, en que Rut era pobre, sus ojos deben haber relucidos. Ella conocía que esos campos representaban su subsistencia. Estando en pobreza, ella no tuvo miedo de afrontar la vida y trabajo duro. Ella no tuvo miedo de responsabilidad. No tuvo miedo de ayudar. No tuvo miedo de desvelarse hasta las cinco de la mañana. ¿Sabes tú que tengo aquí en Belén gente como esa? Tengo unas Orfas también. Cuando llega la hora de dormir, ellos me besan en la mejilla y dicen: “Hermano Pike, no hay nadie como tú. De veras te amo, Hermano Pike.” Y luego estrechan la mano y dicen: “Dios te bendiga. Estoy orando por ti.” Y al ratito digo: “¿Dónde está ese hermano?” Y alguien responde: “No sé” Ya regresaron a la tierra de su parentela. ¿Verdad que sí? Pero hay unas Ruts también.

He vuelto y dicho: “Fíjate. ¿Por qué no vas a tu casa para que te acuestes? ¿Por qué no te duermes?” Y ellos han dicho: “No.” Entonces yo dijera: “Pero necesitas descanso.” Y ellos dicen: “¡No! Tanto como tú estás aquí, voy a estar aquí también.” Y allí se quedaron, y no quiero decir que nada más están presentes, pero están allí trabajando. Están laborando conmigo. Laborando, no por mí, pero por la causa de Cristo. Ellos saben que no es yo para allá, pero es Cristo. Si el proyecto es mío, necesitas dejarlo. Necesitas quitarte de el. Alguno dijo: “Este proyecto es tuyo, Hermano Pike.” Pues es mi proyecto para Dios. Pero si nada más es mi propio proyecto, entonces necesitas dejarlo solo. Esto es para Cristo.

Tengo aquí gente como Rut, y ellos se quedan conmigo hasta el fin. Hubo algunos que fueron por todo el camino a West Virginia y ellos durmieron en una carpita y también en sus carros. Oí algunos de los otros que se quedaron en su pueblo natal y decían: “Muchacho, yo tengo más sentido que eso. Yo no voy a ir para allá.” Ellos dicen: “¡Esa Rut loca! Yéndose y dejando todo.” Quiero que alguien diga: “¡Amo a Jesús!” Pero ellos fueron y se quedaron y vieron la siega cuando maduró. Ellos podían trabajar en los campos evangelísticos y me ayudaron en cosechar una parte de la siega.

Y así Rut la respaldaba. Pero después de un rato cuando ella comenzó a espigar, Booz fijó sus ojos en ella. El gran hombre rico la vio. El supo que había algo diferente. Sin duda él fue familiarizado con la más de las doncellas de la tierra, pero él nunca la había visto antes. Ella comenzó a espigar en los campos. Tratando de hacer algo. Ella comenzó a espigar, y Booz la siguió velando, velando su lealdad, velando su fidelidad, y él se hizo curioso. El dijo: ¿De quién es esta joven? ¿De dónde es? ¿Qué está haciendo ella aquí? Entonces ellos comenzaron a decirle, y él se hizo más interesado entre tanto ellos relataron su estoria de ella. Al fin él dijo a sus criados: Dejen caer para ella algo de los manojos a sabiendas.

Alguien dijo: “Pues, él se interesaba en ella.” No. El no tenía interés en ella en ese modo. “¿Dices que él no se interesaba en su cuerpo?” No. No lo hizo. La Biblia verifica que no lo hizo. Aun él no la consideró hasta que él vino a la era. Solamente él vio la lealdad, la perseverancia y la preocupación para la responsabilidad que ella había aceptado. Entonces él se preocupó por ella. El dijo: Hagan Uds. algo para ayudar a esta mujer. Ayúdenle con su responsabilidad. Pero Dios tenía más planes que eso. Los planes de Dios son mayores que eso.

Quizás tú vengas para acá a ayudarnos a Pequeña Belén, o ayudes algún predicador en otro lugar, o ayudes de dar comida a alguna persona en Africa o India, o quizás hagas otra cosa por Dios. Y después de un tiempo cuando necesites un poquito de dinero, vas al banco y aquel banquero altanero que nunca antes te permitió que tengas nada, de repente él dice: “Pues, yo pienso que podemos hacer algo.” Y entonces tú piensas: “¡Caramba! El es un compinche más bueno que lo que yo pensé.” No, él es un miserable y nunca creas que él es de otro modo. Dios lo hizo. La Biblia enseña que si un hombre no es nacido de nuevo que él es desventurado, miserable y ciego. ¡El es un miserable! Tiene interés en dinero y en el mundo, pero las disposiciones del corazón del hombre son de Dios. Dios crea lo bueno y crea lo malo y hace Su voluntad en ambos. Dios miró hacia abajo y te vio dando comida a ese bebito hambriento con su estómago así hinchado y sus huesos mostrándose. Luego Dios dijo a Gabriel y a Miguel: Vayan a tocar el corazón del banquero, y todo lo que Mi hijo quiera sé cierto que él lo pueda tener. Alguien dijo: “No creo eso Hermano Pike.” Pero para probar que es la verdad, la Biblia dice que Nehemías, que servía de copero al rey, una persona que un rey aun no echara dos vistazos, comenzó a preocuparse, a gemir, a llorar y a ayunar. Y el rey dijo: ¿Quiero saber qué pasó con ese hombre? Y al fin él dijo: Nehemías, ¿qué pasó? El respondió: ¡Oh, mi corazón está quebrado! Quiero hacer algo para Dios, y para todos los que son de mi parentela. La parentela que tengo es la familia de Dios. Así como Rut dijo: Sus parientes serán mis parientes, sus compañeros mis compañeros. No hay diferencia. Y el rey dijo a los hombres grandes bajo su autoridad: Dénle todo lo que él quiera. Piensa en eso. No tienes que ir al almacén de maderas para algo, pues ellos lo cargarán a donde estás. El dijo: Dále todo lo que él quiere del bosque del rey para que edifique y satisfague su corazón. Eso es como Dios. Por causa de que tú estás concernido, Dios está concernido de ti.

Booz miró y vio a Rut y se hizo bastante preocupado de ella, y después de algún tiempo todas de sus necesidades fueron suplidas. ¡Todas de sus necesidades! Además Noemí dijo: Eso no es todo, Rut. Nada más eso es un punto de partida. ¡Aleluya! ¡Aleluya! Yo dije: “Lo que estamos haciendo es no más que un punto de partida.” Dios es dueño del universo y de todo lo que está en el. ¡Aleluya! Es como dijo John Paul Jones, el capitán del nave, a los que estaban a bordo: “Aún no he principiado a pelear.” Esto es el principio, nada más. ¡Aleluya! Tenemos desde ahora por toda la eternidad. Esto, no más, es el punto de partida.

Noemí dijo: Todo está bien, porque aquel hombre no descansará, nada más mantenga sus ojos abiertos. Todo va a estar bien. Me gusta el canto que dice: “Todo va a estar bien.” Solamente me rio contenidamente dentro de mí. Burbujea como una corriente por dentro. ¡Aleluya! ¿Cómo lo sabe, Hermano Pike? Porque conocí a Booz. Estoy trabajando en Sus campos. El tiene Sus ojos puestos en mí. El está viendo todo lo que hago. ¡Gloria a Dios! El diablo vendrá y él anublará la mente, y él traerá opresión, y él dividirá la iglesia y hará todo lo posible para traer una acusación. Y yo comenzaré a lamentar y a orar y diré: “Señor, ayúdame. Tengo que ganar almas, Jesús. Si no puedes darme almas voy a morir. No puedo soportarlo.” Luego yo Lo pueda oir hablándome del cielo y El dirá: Todo está bien. No te preocupes, hijo. Mis ojos están puestos en ti. Ellos cantan ese canto, “Mis ojos están en el gorrión.” Y el Señor dice: Mis ojos están puestos en ti. No más esté firme. No te preocupes. Todo va a estar bien. Y yo digo: “¡Oh, Dios! Sin aquella fuerza, sin aquel ánimo, sin aquella mano ayudante yo no pudiera soportarlo, Jesús.” Pero El dijo: Soy tu fuerza. Te mantengas firme y todo estará bien. Jesús lo dijo así. Ahora tú dices: “¿Cómo puedes decirlo con todas las facturas que tienes?” Jesús lo dijo así. Todo va a estar bien.

Gente, si ustedes tienen penas, tengan ánimo. Si son débiles, entonces digan: Soy fuerte en Cristo. Si tienen problemas, o si tienen enfermedad, si tienen cáncer, no importa que sea, es para su bien. Dios está haciendo algo en su vida. Todo saldrá para lo más mejor y algún día serán muy feliz. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayuden a bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son llamados. ¡Qué maravillosa, qué bonita, la potestad de Dios!

Los campos de Booz. No tardó mucho tiempo hasta que Booz finalmente llegó al punto mayor. Entonces él dijo: Rut, ¿quieres casarte conmigo? Ya no pertenecía a Noemí. Ya no era un asunto de pobreza. ¿Puedes imaginar eso? Como una Cenicienta que está en los campos, y aquí viene el gran príncipe, el Príncipe Encantador de la región entera. Probablemente toda mujer en los alrededores tenían sus ojos puestos en él. Pero la cosa es que él no tenía sus ojos fijos en ellas. El sabía que ellas estaban todavía en la tierra de su parentela. Todo de su trabajo fue para su carne, pero el trabajo de Rut fue para Noemí. Ella trabajaba por causa de responsabilidad. Esa es una cosa que puede ser admirada. Al fin él dijo: ¿Quieres casarte conmigo? Y ella dijo: Sí, lo haré. Y eso es como David llegó a ser. Eso es cómo el Rey David llegó a ser. ¿Ves el abisabuelo? Mediante el matrimonio de Rut y Booz vino Obed. Y de allí vino Isaí el padre de David. Y de allí vino el varón conforme al corazón de Dios. Era lo mismo como el corazón de Rut. ¿Verdad que sí? Rut proyectó el mismo corazón amador por la tercera y la cuarta generación porque Dios dijo: Quiero ese corazón de Rut. Pero El no podía hacer todo lo que El quería mediante una mujer y por eso El puso el mismo corazón en un hombre, e hizo un rey de aquel hombre. ¿No es eso maravilloso?

Quiero que consideres esto por un momento. Aquí está una mujer que tiene todo lo que su corazón quisiera. ¡Todo! Y todo por causa de que ella estaba dispuesta a desamparar todo y a seguir a Dios. Y no solo eso, pero en que ella era la bisabuela de David ¿no sabes que ella era lo joya de David? ¿No sabes que Rut era la joya del corazón de David? ¿No sabes eso? Probablemente él dijo: No hay otra bisabuela como la mía en el mundo entero. Ella tenía belleza y reverencia y honra todos los días de su vida, con riquezas y esplendor. Yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, donde está todo el dinero y el poder y el prestigio. Te daré a comer la heredad de Jacob tu padre. Mulliré toda tu cama en tu enfermedad. Añadiré muchos años a tu vida. Y todo por causa de que estabas dispuesto a trabajar en los campos de Dios. ¿Cuántos de ustedes quisieran trabajar en los campos de Dios? La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a Su mies. Este versículo te voy a leer. Estableceré mi pacto contigo. Muchas veces a una boda se regalará un diamante. La razón por eso es que representa el arco iris. Es formado como un círculo. Y tiene resplandor y esplendor mientras la luz de los cielos echa su luz en ese diamante y el resplandor ardiente de los colores del arco iris brillan por fuera. Representa el pacto. Hasta que la muerto nos separe. Estableceré Mi pacto contigo por generaciones perpetuas. Dios ha hecho un pacto con nosotros. Yo creo en el. No teman, porque como tengo un pacto consigo, Mi Espíritu permanecerá entre ustedes.

Por el Rev. George Leon Pike Sr.